Un nuevo estudio demuestra la relación entre la pérdida de audición súbita y el derrame cerebral

Las personas que han experimentado pérdida de audición neurosensorial súbita (SSHL, siglas en inglés) corren mayor riesgo de enfermedades cardio-cerebro-vasculares (CCVD, siglas en inglés) y derrames cerebrales, según un estudio coreano.

Los investigadores a cargo del estudio descubrieron, después de ajustar con otros factores, que la tasa de riesgo de enfermedades cardio-cerebro-vasculares durante el periodo de seguimiento del estudio de 11 años era 2,18 veces más alta para las personas que convivían con pérdida de audición neurosensorial súbita en comparación al grupo de control sin este problema. El riesgo de un derrame cerebral era dos veces mayor si se había experimentado pérdida de audición neurosensorial súbita.

Pero no es el único estudio que llega a las mismas conclusiones. En Taiwán, hace unos años, se realizó uno que halló que la combinación de pérdida de audición neurosensorial súbita y vértigo se asocia con un riesgo mayor de sufrir un derrame cerebral en comparación a tener solamente pérdida de audición neurosensorial súbita o vértigo. Las tasas de derrames cerebrales al concluir el estudio eran del 5,5% con pérdida de audición neurosensorial súbita y vértigo, 3,0% con solo pérdida de audición neurosensorial súbita y 3,9% solo con vértigo.

Fuente:  Hear-it.org