¿Cómo afecta el uso de audífonos al vértigo y los trastornos del equilibrio?

El oído es el órgano encargado de la audición, y también contribuye a la orientación espacial y al equilibrio. Somos capaces de mantener el equilibrio a través del trabajo conjunto del oído interno, ojos, músculos, articulaciones y cerebro. 

Sin embargo, ¿qué pasa cuando tenemos pérdida auditiva? ¿Está relacionada con la aparición del vértigo, mareos y trastornos del equilibrio? ¿Cómo ayudan los audífonos?

La pérdida de audición y el vértigo 

Los trastornos del equilibrio y el vértigo pueden aparecer por diversos factores, como lesiones en la cabeza, algunos medicamentos, infecciones en el oído o problemas del oído interno. La dieta y el estilo de vida también son factores que afectan directamente en el equilibrio.

El vértigo es una sensación ficticia de que el cuerpo o el entorno están girando o en movimiento.

No debe confundirse con el mareo, que es una sensación de inestabilidad que viene acompañada de debilidad y desvanecimiento, como ocurre por ejemplo en una bajada de azúcar. 

Por su parte, la pérdida de audición ocurre como consecuencia del deterioro o lesión de una o varias partes del sistema auditivo: el oído interno, medio o externo, el nervio auditivo o los centros auditivos del cerebro. 

Para mantener el equilibrio, estos componentes trabajan constantemente y conjuntamente para detectar nuestra posición y movimientos en el espacio, enviando información al cerebro. Sin embargo, cuando una de estas partes sufre deterioro, al cerebro no le queda otra opción que recibir información sólo de los ojos, articulaciones y músculos, por lo que los datos que recopila ya no están tan completos como antes. 

Esta pérdida de efectividad se traduce en la aparición de problemas como vértigos y trastornos del equilibrio, siendo el 75% de las personas que sufren pérdida auditiva las que los padecen. Estos vértigos ocurren tanto cuando la pérdida auditiva se presenta en un solo oído, como en ambos. 

Los audífonos pueden ayudarte a mejorar el sentido del equilibrio

Un estudio realizado por la Universidad de Medicina de Washington ha concluido que recibir señales auditivas adicionales ayuda a mejorar la estabilidad y el equilibrio. En el estudio se han llevado a cabo diferentes pruebas y ejercicios de equilibrio con los audífonos encendidos y apagados, exponiendo a los participantes a ruido blanco. 

Según Timohy E. Hullar, médico y profesor de otorrinolaringología de la Universidad, los audífonos e implantes cocleares no solo hacen que la persona esté más alerta, sino que la información sonora que llega a través de los audífonos sirve como puntos de referencia auditivos para mantener el equilibrio. 

‘’Es un poco como usar los ojos para saber dónde te encuentras en el espacio. Si apagas las luces, te balancearás, más de lo que lo harías si pudieras ver. Este estudio demuestra que “abrir los oídos” también brinda información sobre el equilibrio.’’ – Timothy E. Hullar

Este hecho es particularmente beneficioso para las personas mayores, ya que con la ayuda de los audífonos reducirían el riesgo de caídas y lesiones asociadas a la falta de equilibrio.

En definitiva, los audífonos alivian los vértigos, no los causan 

Para aquellos que todavía se han quedado con la duda de si los audífonos pueden causar vértigo, la respuesta es que no. Aunque el vértigo y la audición están estrechamente ligados, los audífonos no forman parte de la ecuación, y no tienen efectos negativos, si no, todo lo contrario.

Es posible que, al empezar a utilizar audífonos por primera vez, haya un periodo de adaptación en el que durante algunas semanas tienes que acostumbrarte a los nuevos estímulos sonoros que recibes, lo que puede provocar desorientación, pero nunca experimentarás vértigos. 

Los audífonos pueden desorientar ligeramente al principio, se necesita un periodo de adaptación, que varía según la persona y el tipo de pérdida auditiva, pero no causan vértigos, sino que los alivian. 

La pérdida de audición no debe tomarse a la ligera, y siempre debe ser diagnosticada por un profesional como un audioprotesista, audiologo o un otorrinolaringólogo. Ya se trate de una pérdida de audición leve o grave, en un oído o en ambos, es esencial que acudas al médico cuanto antes. 

En Auditec contamos con gabinetes especializados en cuidar de tu salud auditiva. Puedes pedir cita para una prueba de audición totalmente gratuita. estaremos encantados de asesorarte acerca de tus opciones. 

 

 

Por cada 10 decibelios de pérdida auditiva, el riesgo de aislamiento social aumenta en más de un 50%

 

Ansiedad, aislamiento social o depresión son algunas de las consecuencias en los casos no diagnosticados ni tratados de pérdida auditiva. Los efectos negativos de las barreras comunicativas están presentes en un alto porcentaje de niños, jóvenes y adultos con pérdida auditiva

 

Uno de los principales impactos de la pérdida auditiva es la dificultad para comunicarse con los demás, lo que puede derivar en, ansiedad, aislamiento social o depresión. En concreto, algunos estudios indican que cada 10 decibelios (dB) de pérdida auditiva, el riesgo de aislamiento social, especialmente en las personas mayores, aumenta en un 52%. 

 

“Entendido el sonido desde este punto de vista biológico, la hipoacusia te aísla de la vida. Además de este sentido biológico, está el sentido social del sonido, relacionado con la música o el lenguaje. La hipoacusia aísla a quien la padece de la parte más social del ser humano. El aislamiento lleva al “ensimismamiento” donde predomina el “yo” frente al “nosotros” y de ahí a la depresión hay muy poco”, explican desde la Unidad de Otología del Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid.

 

Los efectos negativos de las barreras comunicativas están presentes en un alto porcentaje de las personas con hipoacusia. En el niño puede tener un impacto significativo en la vida cotidiana, en el desarrollo y en la educación. En la edad adulta afecta a la igualdad de oportunidades y genera sentimientos de soledad, impotencia y frustración pudiendo derivar en aislamiento social, ansiedad o depresión. 

 

Más edad, mayor aislamiento 

 

Con un tercio de las personas mayores de 65 años afectadas, la pérdida de audición es la tercera afección de salud crónica más frecuente en adultos mayores. Un colectivo que sufre en mayor medida las consecuencias psicosociales de la pérdida de audición.

 

“Los órganos de los sentidos conectan al individuo con el entorno y gran parte de ellos sufre una involución natural con la edad. Si al daño sensorial asociado a la edad aparece añadido un hándicap patológico, como puede ser la hipoacusia, la desconexión con el entorno se multiplica”, afirman los especialistas del Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid. Además, la pérdida auditiva no tratada se relaciona con un mayor riesgo de declive cognitivo y demencia.

 

Prevenir consecuencias afectivas y sociales

 

Las personas con pérdida auditiva que logran identificar el problema tempranamente son las más beneficiadas. La detección temprana puede ayudar en la elección de un tratamiento apropiado. Para concienciar sobre la importancia de las revisiones periódicas, MED-EL ha puesto en marcha la campaña de sensibilización online Sonidos de la Naturaleza.

 

Según el equipo de Otología, “la realización de programas de cribado auditivo en población general, no solo entre las personas expuestas a ruido intenso laboral o socialmente, detectaría pacientes con pequeñas caídas en frecuencias agudas aun clínicamente asintomáticas, pero con riesgo de patología auditiva futura que, de otro modo, solo se detectarían una vez que la hipoacusia fuese manifiesta”. Con un diagnóstico y tratamiento adecuados “las ayudas auditivas suponen la reinserción del paciente sonoro al mundo del sonido y, consiguientemente, sacarlo del ostracismo al que la hipoacusia le había condenado”.

 

Los síntomas ante los que es recomendable acudir al especialista son alteraciones en la discriminación sonora, sobre todo en ambientes ruidosos o en conversaciones cruzadas; y presencia de acúfeno crónico, comúnmente descrito como un timbre o silbido en los oídos.

 

Sobre la pérdida auditiva

 

Más del 5% de la población mundial, 466 millones de personas, viven con discapacidad auditiva (432 millones de adultos y 34 millones de niños). Entre los tratamientos que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS) para mejorar la comunicación cuando existe pérdida auditiva, están los implantes auditivos.

 

En España cinco de cada mil recién nacidos presentan algún grado de pérdida auditiva y uno de cada cinco de estos bebés tendrá una sordera profunda que le impedirá un desarrollo normal. Por eso, es fundamental buscar soluciones adaptadas lo más pronto posible ya que durante los primeros seis años de vida, el cerebro desarrolla la capacidad de comunicación verbal gracias a la información auditiva que recibe a través del oído.

 

Fuente: audioprotesistas.org

 

 

 

Sordera precoz: los auriculares pueden causar sordera a largo plazo

 

Escuchar muchas horas de música al día y exceder el límite de salud pública recomendado para el volumen son los principales factores de riesgo.

¿Pueden dejarme sordo los auriculares?, te habrás preguntado en alguna ocasión. Pasar muchas horas al día con los cascos puestos, oyendo música a un volumen por encima de lo recomendado por las autoridades sanitarias y sin tener en cuenta ninguna pauta de salud al día puede hacer que tus oídos envejezcan mucho más rápido que el resto de tu cuerpo, y además, generarte problemas cognitivos.

Un problema de salud auditiva que cada vez afecta a más niños, jóvenes y adolescentes. 

Desde EurekaAlert recuerdan que en 2017 los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) informaron que casi el 25% de los adultos estadounidenses, de 20 a 69 años, tienen pérdida auditiva inducida por ruido. La pérdida auditiva adquirida está asociada con dificultades de comunicación, aislamiento social, mayor riesgo de caídas y accidentes y complicaciones de salud, incluida la demencia en la edad adulta.

El riesgo para la salud auditiva es mayor para las personas que utilizan sistemas de audio personales durante más de una hora al día a más del 50% del volumen durante un período de cinco años. El máximo recomendado por los Institutos Nacionales de Salud estadounidenses (NIH) es de 70 decibelios de exposición promedio.

Sin embargo, la OMS calcula que la mitad de los jóvenes entre 12 y 30 años corre el riesgo de perder oído por la exposición prolongada y excesiva a niveles de sonido demasiado altos. 

"La pérdida auditiva significativa no es parte del envejecimiento normal y saludable, pero representa en gran medida la pérdida auditiva inducida por el ruido", apunta a Healthline Daniel Fink, presidente de la junta de Quiet Coalition. Junto con el audiólogo Jan Mayes, ambos expertos han publicado numerosos artículos sobre el uso dañino de casos y auriculares. 

Una conclusión clave fue que las personas que usan sistemas de audio personales vinculados a auriculares o cascos están dañando su audición. Dichos aparatos constituyen la principal fuente de exposición al ruido en el campo de ocio. 

Pero los cascos no solamente te están haciendo más sordo, sino que la pérdida auditiva se ha vinculado en varias investigaciones con el deterioro cognitivo. Un estudio de 2011 publicado en JAMA Neurology reveló que las personas con pérdida auditiva leve tenían el doble de riesgo de desarrollar demencia, aquellas con pérdida moderada triplicaban este peligro y las que mostraban un deterioro auditivo grave, 5 veces más riesgo. 

Como en todo, mejor prevenir que curar: así puedes cuidar tu oído y prevenir la pérdida auditiva precoz en un mundo ruidoso. 

No sobrepases los 70 decibelios

Es el límite recomendado por los NIH, y que no deberías sobrepasar a la hora de reproducir tu playlist favorita o escuchar un podcast. La investigación destaca que la exposición prolongada o repetida a sonidos de 85 dBA o más puede causar pérdida de audición.

Un truco para saberlo sin medidor es que si una persona tiene que esforzarse para hablar o ser escuchada por encima del ruido ambiental, eso es más de 75 decibelios. Para los dispositivos, es importante tanto reducir el tiempo de escucha como no sobrepasar el 50% de la capacidad de volumen.

Los cascos también suelen incluir opciones de seguridad o advertencias de que se está sobrepasando el límite de escucha recomendado. Para los niños, existen auriculares con un tope específico, aunque muchas veces llegan a los 85 decibelios. 

Usa una aplicación para medir el nivel de sonido

Hay muchas aplicaciones de sonómetro gratuitas o económicas que ayudan a determinar el nivel de ruido de su entorno. 

Apuesta por la protección auditiva

Existen muchos tipos de protección auditiva diseñados para protegerte del ruido que te rodea: orejeras, tapones de espuma desechables o tapones moldeados a medida. Suponen una gran ayuda para mantener la calidad de la música y a la vez, proteger tus preciados oídos. 

Atención a los primeros síntomas de la pérdida auditiva

Los primeros signos más comunes de pérdida auditiva incluyen dificultad para escuchar en entornos ruidosos y sentir que está escuchando a la gente, pero que no eres capaz de comprender lo que están diciendo.

Ella dijo que el tinnitus, o zumbido en los oídos, suele ser otra de las señales tempranas de daño al sistema auditivo y una señal de advertencia de que se ha desencadenado cierta pérdida en la capacidad de oír. 

Controla tu audición con regularidad

Si tienes más de 50 años o estás expuesto a ruidos a niveles peligrosos por tu trabajo o tus hábitos de ocio, Carson recomienda acudir al otorrino de forma anual, especialmente al percibir cambios, escuchar un zumbido o notar un empeoramiento de la calidad y percepción auditiva. 

 

Ah, y no te duermas con los cascos puestos.

 

fuente: audiopretesistas.org

Embarazo y audición

 

Los futuros padres pocas veces, piensan en la salud auditiva del bebé ya que su preocupación se centra en que el embarazo marche bien, que su bebé venga sano.

Pero como la sordera en las ecografías no se ve, es cuando necesitan saber que existen situaciones de riesgo tanto médicas, como hereditarias (genética), desde el nacimiento (congénita) o incluso por accidentes que pueden afectar la salud auditiva de su futuro bebé. Responden los especialistas (audiólogos) Durante el embarazo, ¿qué enfermedades o situaciones de riesgo, puede sufrir la futura mamá, que afecten la salud auditiva de su bebé?

  1. A) Enfermedades:
  • La presencia de infecciones durante el embarazo tal como rubeola, tuberculosis, citomegalovirus, toxoplasmosis o sífilis
  • Cambios (mutaciones) en los genes, sin defectos asociados
  • Cambios (mutaciones) en los genes, con defectos asociados o síndromes tales como Waardenburg o el Síndrome de Usher, en estos casos además de la audición se puede comprometer el mal funcionamiento de otros órganos, un síndrome es un conjunto de síntomas o signos que conforman un cuadro clínico.
  • Malformaciones faciales
  1. B) Situaciones:
  • La mala alimentación de la madre durante el embarazo puede generar un parto antes de tiempo (prematuros extrema) y a su vez bajo peso al nacer, esto puede causar pérdida auditiva
  • Consumo de alucinógenos o bebidas alcohólicas
  • Falta de oxígeno durante el parto o al nacer, también llamada hipoxia
  • Dieta baja en minerales básicos
  • Golpes durante el embarazo o trauma directo al feto
  • Uso inadecuado de antibióticos que terminan siendo ototoxicos. La ototoxicidad es el efecto nocivo, reversible o irreversible, producido sobre el oído y que afectarán a la audición o al equilibrio. En el caso de enfermedades sabiendo cuáles son las que pueden afectar la salud auditiva del bebé, ¿en qué grado y cómo afectan?
  1. A) Sífilis: La sífilis es una infección de transmisión sexual crónica producida por una bacteria, el contagio se produce en el canal del parto, a partir de una embarazada infectada o inadecuadamente tratada, puede causar abortos, prematuros, muerte, pérdida aditiva con lesión de las células de la cóclea, normalmente afecta el sistema nervioso central.
  2. B) Toxoplasmosis: es una enfermedad infecciosa ocasionada por un parásito, puede causar infecciones leves y asintomáticas, así como infecciones mortales que afectan mayormente al feto. De modo habitual, se transmite desde los animales a los seres humanos a través de diferentes vías de contagio, Las medidas de prevención son particularmente importantes en las mujeres embarazadas y consisten en normas generales de higiene para evitar la transmisión por alimentos o agua contaminada, no consumir carne cruda o mal cocida y evitar contacto con heces de gato. Generan daño neurológico y alteración visual. Dificultades con la audición
  3. C) Rubeola: El síndrome de rubéola congénita puede desarrollarse en un feto en crecimiento en una mujer embarazada que haya contraído rubéola durante el primer trimestre. Puede generar además Problemas de la audición - (58% de los pacientes), Enfermedades de los ojos - especialmente cataratas y microftalmia (43% de los pacientes), Cardiopatía congénita - Otras manifestaciones de este síndrome pueden ser: Problemas del bazo, hígado o médula ósea (algunos pueden desaparecer poco después del nacimiento), retraso mental, cabeza de tamaño muy pequeño (microcefalia), problemas de visión, peso bajo al nacer, entre otros. Puede generar a nivel auditivo Osificacion coclear, lo que produce una hipoacusia neurosensorial de grado profundo
  4. D) Citomegalovirus: es una forma de herpes virus, principalmente ataca a las glándulas salivales y puede ser una enfermedad grave o fatal para los fetos durante el embarazo. también puede poner en peligro la vida de los pacientes que sufren inmunodeficiencia. Genera Ictericia e hipoacusia en el 41% de los casos.
  5. E) Tuberculosis: es una infección bacteriana contagiosa que compromete principalmente a los pulmones, pero puede propagarse a otros órganos, el sistema nervioso central, el sistema linfático, el sistema circulatorio, el sistema genitourinario, el aparato digestivo, los huesos, las articulaciones e incluso la piel genera dificultad con el procesamiento auditivo central por la dificultad de la conducción de la información desde el nervio auditivo al cerebro.

¿Qué medicamentos que consume la futura mamá durante el embarazo, pueden afectar la salud auditiva del bebé?

Los ototoxicos, son aquellos medicamentos que tienen en su composición agentes dañinos para el oído y que pueden empeorar la audición, existe una clasificación por familias de Antibióticos, diuréticos, Salicilatos, Antimaláricos, afectan las funciones auditiva (escuchar) y vestibular (mantiene la orientación del individuo en el medio ambiente que lo rodea).

El sistema vestibular está formado por los canales semicirculares y por los receptores del utrículo y está pegado a la cóclea o caracol en el oído interno. Es importante que la madre no consuma medicamentos durante el embarazo sin prescripción médica.

 

Recomendaciones para la futura mamá y cuidados durante el embarazo para evitar problemas auditivos en su bebé.

  1. Evitar la ingesta de medicamentos sin formulación médica.
  2. Asistir a los controles médicos programados durante el embarazo
  3. Mantener dieta rica en minerales y nutrientes básicos (consumir suplementos vitamínicos recomendados medicamente)
  4. Evitar caídas incluso desde su misma altura y golpes directos sobre el feto Una vez que haya nacido el bebé, hay forma de detectar a tiempo problemas auditivos? Si existe forma de detectar los problemas auditivos a tiempo. A través de los exámenes de TAMIZAJE AUDITIVO NEONATAL, estos exámenes tienen como fin identificar tempranamente la población con pérdida auditiva, realizar un Diagnóstico precoz e intervención temprana adaptación de alguna ayuda auditiva o ingreso a un programa de estimulación.

¿Es posible hablar de tratamiento auditivo en un recién nacido?

El tratamiento auditivo solo se puede aplicar una vez se realice el diagnóstico adecuado, por tanto se debe primero detectar (por medio de un tamizaje auditivo), luego diagnosticar (por medio de exámenes clínicos especializados) y finalmente intervenir (aplicar una alternativa de tratamiento), por tanto no es conveniente hablar de un tratamiento auditivo en un recién nacido.

¿Qué tan frecuente es la sordera o problemas auditivos por genética?

Existen reportes de hipoacusia o pérdida auditiva como uno de los defectos congénitos más frecuentes, se considera que el 33% de las hipoacusias tienen origen genético. La prevalencia de la hipoacusia de origen genético (en su mayoría neurosensorial) a nivel mundial se estima en 1 de cada 1000 nacidos vivos y se aumenta la incidencia de casos en la primera infancia, verificando 2.5 casos por cada 500 bebes nacidos entre 12 meses a 5 años. (Estadística mundial)

www.teescuchamos.co

¿Qué es la otomicosis? Síntomas, causas y cómo tratar la enfermedad

Es una infección aguda, subaguda o crónica causada por levaduras y hongos filamentosos y que afecta al conducto auditivo externo. Los agentes causantes varían según el área geográfica pero buena parte de los casos son producidos por la levadura ‘Candida albicans’ y el hongo ‘Aspergillus niger’.

Causas de la otomicosis

Bacterias y hongos

Las causas mayoritarias de este tipo de infecciones son la bacteria pseudomona y los hongos del tipo ‘Candida albicans’ y ‘Aspergillus niger’.

Se han indicado como factores de riesgo para desarrollar la infección:

- Alteraciones de la piel en el conducto auditivo externo.

- Cambios del pH.

- Alteraciones en la producción del cerumen.

- Calor.

- Humedad excesiva.

- Microtraumatismos producidos por rascado.

- Baños o en inmersiones en el agua.

- Antecedentes de otitis externas.

- Dermatitis seborreica.

- Dermatitis de contacto.

- Psoriasis.

- Eccema.

Síntomas de la otomicosis

Picor constante

El principal síntoma de la otomicosis es un picor constante bastante molesto en ocasiones con dolor. Otros signos son: la descamación, pérdida de audición si el conducto auditivo se tapona por hongos, cerumen y restos epiteliales.

- En el caso de la otomicosis producida por Candida, el conducto auditivo externo presenta epitelio húmedo e inflamado, con puntos blanquecinos de presencia irregular. Hay escozor, picor y dolor moderado.

- La otomicosis sintomática aguda se presenta con inflamación, dolor de oídos moderado (otalgia moderada) y secreción serosa.

- La otomicosis sintomática crónica presenta dermatitis pruriginosa, ligera secreción serosa inodora, incolora o amarillenta, escozor y descamación seca.

- La otomicosis asociada a infección bacteriana se caracteriza por fuerte dolor de oídos, pus en el conducto auditivo externo (otorrea) y, a veces, mal olor.

Diagnóstico de la otomicosis

Revisión con el otoscopio, estudio histológico y microbiológico combinado y pruebas de imagen

El diagnóstico comienza con la descripción de síntomas, el examen visual y la revisión con el otoscopio además de un estudio de tejidos (histológico) y microbiológico combinado aparte de pruebas de imagen como una tomografía computerizada (TC).

Tratamiento y medicación de la otomicosis

Limpieza del oído

El tratamiento de la otomicosis consiste en limpiar muy frecuentemente el conducto auditivo externo y después aplicar gotas con antifúngicos. Estos productos dificultan el crecimiento de los agentes que provocan la infección. El tratamiento también puede precisar fármacos por vía oral, pero sólo en los casos más graves.

Consulta siempre con tu médico, antes de seguir cualquier tratamiento.

Prevención de la otomicosis

Evitar humedades

Para prevenir la otomicosis es imprescindible la humedad en el oído. Hay algunos consejos muy útiles: para tratar de prevenir esta infección:

- No mojar los oídos. En este caso los tapones de baño a medida son la mejor y más cómoda solución.

- Evitar los antibióticos. A no ser que sean prescritos por un profesional médico.

- Seguir una dieta rica en vitaminas y proteínas. Una dieta equilibrada y rica en micronutrientes nos asegura el correcto funcionamiento del sistema inmune.

 

 Fuente: LaVanguardia